miércoles, 30 de noviembre de 2011

La Dehesa, el ecosistema estrella de las Tierra Charra. Toro de lidia y cerdo ibérico.

Hoy vamos a hablar del ecosistema por excelencia de las tierras salmantinas, la dehesa, ese por el cual salamanca es conocido por todo el mundo.

Y es que la dehesa es un ecosistema único en el mundo con una riquísima fauna y una no menos bonita flora, pero en esta entrada no nos vamos a centrar en la fauna salvaje como en otras ocasiones, nos vamos a centrar en los productos estrella de las dehesas charras y esos son: el toro de lidia y como no podía ser menos el cerdo ibérico ó cerdo de pata negra.

Comenzamos por unas breves palabras sobre el toro de lidia. El toro de lidia es un emblema de salamanca, tal es su importancia que hasta aparece reflejado en el escudo de la capital salmantina. La principal función que tiene este bello animal es ser utilizado en capeas, encierros y corridas taurinas que se realizan por doquier en las fiestas de multitud de pueblos de la provincia.

Toro de lida 
Parejas de Toros de lidia reposando en la dehesa

Y centrándonos más en el cerdo ibérico puro empezamos diciendo que es un animal negruzco y de poco pelo, el cual lo diferencia de otros cerdos ibéricos cruzados que existen en la actualidad. 
Cerdos ibéricos en dehesa

Respecto a la cría, las marranas se quedan cuberitas dos veces al año normalmente, en agosto y en febrero, y tienen las crías a los cuatro meses. Las camadas suelen ser entre 6 y 8 ejemplares.
Marranas con garrapos

Su alimentación es fundamentalmente de bellotas, que consumen en la dehesa (montanera) entre los meses de septiembre y marzo, ya que los quercus (encinas, alcornoques, rebollos o quejigos) producen este preciado  y nutritivo fruto en septiembre y dependiendo del tamaño de la finca, de la cantidad de cerdos en la misma, y de la distribución de las lluvias duran  hasta marzo o no. En la época en que no quedan bellotas el cerdo ibérico se alimenta de hierbas, prados sembrados y de pienso de mantenimiento.
La Bellota, un fruto único.

Los cerdos ibéricos no tienen una vida excesivamente larga, ya que, desde su nacimiento hasta su muerte en el matadero, o en la tradicional matanza que se realiza en multitud de pueblos en los meses de invierno,  no pasan más de 18 meses.

Por otro lado, y describiendo un poco el hábitat de este hermoso animal he de decir que en la época estival en las dehesas, por la falta de agua se construyen multitud de puntos de agua o charcas para poder apaciguar la sed de los cerdos.
Cerdos en charca

Una característica importante de las dehesas salmantinas es que se mezclan encinas (Quecus ilex ballota), alcornoques (Quercus suber), quejigos (Quercus faginea), y rebollos (Quercus pyrenaica), y esto aporta una gran biodiversidad al hábitat.
Dehesa charra
Bellota de quejigo (Quercus faginea)
Bellotas de quejigo (Quercus faginea)
Alcornoques (Quercus suber)
Montanera en la dehesa salmantina

Para más información sobre la vegetación, fauna y aprovechamientos podeis ver este video sobre las dehesas

Y aquí termina la entrada, esperamos que os haya gustado y que hayáis disfrutado al igual que lo hacemos nosotros cada vez que visitamos estos magníficos parajes de nuestra tierra.

Un saludo!!

4 comentarios:

Salomé Guadalupe Ingelmo dijo...

Qué bella estampa la de los cerditos negros: metáfora de la libertad, la de estos animales musculosos y estilizados que tan poco tienen que ver con la imagen que muchos guardan del cerdo en sus cabezas. Besos.

Salvador Recio Urbano dijo...

Hola amigos, me encantan estos paisajes de buenísima ganaderia, uno de los encantos que tenéis por esa tierras maravillosas, una serie preciosa. Un abrazo para los dos.

Jesús Del Valle dijo...

La DEHESA es la joya de los ecosistemas ibéricos.Nunca consiguió el hombre mejor armonía entre explotación y conservación.Saludos

José Ángel y Miguel Ángel, I. T. Forestales dijo...

Gracias amigos, la verdad que las dehesas son un ecosistema único y que tenemos gran suerte de disfrutar en distintas partes de la península. En cada lugar con sus peculiaridades florísticas y faunísticas.
Saludos